DE PERU A JAPON POR SEGUNDA VEZ

19:05

de Peru a Japon por segunda vez, crucero

En mi post anterior les contaba que, por mi trabajo en cruceros, he estado en Japón varias veces, pero sólo he volado desde Perú a este país 2 veces para embarcarme.
Mi primer vuelo fue toda una experiencia, viajé de Lima a Ámsterdam y luego a Tokio, obviamente me dolía todo, ya no sabía cómo sentarme y encima la comida me cayó mal, así que ya se imaginarán. Esta segunda vez se suponía que volaría de Lima a Houston, luego a Tokio y finalmente a Okinawa, me llevarían a un hotel, comería gratis, me conectaría a internet a avisarles a todos que llegué bien, dormiría lo más que pudiera y al día siguiente me recogerían muy temprano para embarcarme. No contaba con que, dos días antes de viajar, la compañía cambiaría mis vuelos porque el hotel al que llegaría no tenía espacio para hospedarme. Así que me quedé 12 horas más en Lima y me dieron estos maravillosos vuelos:

Lima – Los Ángeles (aprox 8 horas de vuelo, escala de 6 horas) – Incheon, Corea (aprox 13 horas de vuelo, escala de 5 horas) – Okinawa, Japón (1 hora de vuelo)

de-lima-a-japon

Llegué a las 12 del mediodía al aeropuerto de Okinawa y mientras que esperaba que los demás chicos que se embarcaran conmigo llegaran, recogieran sus maletas y pasáramos migraciones juntos, terminamos llegando al barco a las 4pm (y el aeropuerto está a 15 minutos del puerto…) Después de volar por 2 días es la primera vez que me embarcaba por esta parte del mundo sin tener hotel un día antes, ¡recontra matado! Agréguenle el jet lag, aparte que me sentía tan sucia, ¡no quería que nadie me viera así! Y eso que llevé otra muda de ropa en la maleta, un poco de maquillaje para estar más presentable y lógicamente útiles de aseo. Afortunadamente en la oficina me dijeron que vaya a trabajar al día siguiente, ¡se apiadaron de mí!

Mi primera semana me sentía desubicada, llegaba a trabajar con muchas ganas y en el transcurso de la mañana me iba apagando, daba risa porque parecía borrachita. ¡Qué genial es cuando te acostumbras! Ojo que yo tenía que trabajar, cuando tienes cambios de horario muy marcados pero estás yendo a vacacionar te acostumbras más rápidamente porque puedes decidir en qué momento quieres descansar, pero aquí es distinto porque no puedes decidir, tienes un horario de trabajo desde que pisas el barco.

Cuando empecé a trabajar no me gustó la vibra del barco, es diferente a como lo recordaba, y claro, cada contrato es distinto y este aún no supera al anterior (y eso que tengo menos trabajo) Lo que me gusta es que me he reencontrado con muchos amigos que no pensé volver a ver y, obviamente, que estoy con Dejan. Tener a tu esposo, novio o enamorado junto a ti hace que el tiempo pase más rápido y todo sea más llevadero, marca totalmente la diferencia. Ahora me siento mejor, a pesar de tener varios contratos igual cuesta adaptarse aunque es más fácil porque ya tienes una idea de lo que te espera, pero no sabes con qué tipo de personas tendrás que lidiar, aparte que hay una rotación constante de personal, solamente en mi área somos alrededor de 250 personas y mi trabajo involucra relacionarme con las demás áreas, aparte que este crucero, al ya estar enfocado al mercado japonés, parece de otro mundo, ¡incluso los baños son inteligentes! (aún no me atrevo a usar los botoncitos, “me dan cosa”)

Japón me encanta, pero ahora, comparando, prefiero los destinos de playa ¡extraño Hawaii! Claro que igual aprovecharé mis días por aquí, porque no todos los días tienes la oportunidad de viajar a Japón por trabajo, ¿o sí?

yokohama-japon-crucero

yokohama-japon-crucero

yokohama-japon-crucero



You Might Also Like

0 comentarios

Sigueme en Facebook!